width=272Si bien los sueños de las personas muchas veces no tienen sentido, otras veces pueden contener una información que puede resultar verdaderamente reveladora si sus señales y mensajes son bien interpretados.

A lo largo de la historia hubo grandes inventos que nacieron gracias a los sueños que tuvieron sus inventores. Algunos de los más importantes fueron:

 

  1. Alfabeto armenio. El monje, teólogo y lingüista armenio MESROB MASHTOTS (362 – 440) inventó el alfabeto armenio. Mesrop aseguraba que se lo había dictado un ángel en un sueño.
  2. Avión Antei. OLEG KONSTANTÍNOVICH ANTÓNOV (1906 – 1984) fue un diseñador de aviones soviético, constructor general de Antónov. Soñó con la peculiar forma del empenaje de cola de su legendario avión Antei (Antonov An-22 Antei) avión de transporte estratégico propulsado por 4 motores turbohélice, cada uno de los cuales mueve un par de hélices contrarrotatorias. En su momento fue el avión más grande del mundo y actualmente continúa siendo el avión propulsado por turbohélices más grande del mundo.
  3. Estructura del Átomo. El físico danés NIELS HENRIK DAVID BOHR (1885 – 1962) tenía muchos sueños relacionados con su trabajo. En uno de ellos vio la ESTRUCTURA DEL ÁTOMO: los electrones y el núcleo en forma de sistema solar.
  4. Estructura de la molécula del Benceno. El químico alemán FRIEDRICH AUGUST KEKULÉ VON STRADONITZ (1829 – 1896) centró su trabajo más conocido en la estructura del benceno. En 1865, Kekulé publicó un artículo en el que sugería que la estructura contiene un anillo de átomos de carbono de seis miembros con enlaces simples y dobles alternados. Al año siguiente, publicó un artículo mucho más extenso. La fórmula empírica para el benceno se conocía desde hacía tiempo, sin embargo, su estructura altamente insaturada estaba aún tratándose de determinar. Kelulé tuvo un sueño en el que se vio rodeado por unas serpientes que, mordiéndose la cola, formaban un hexágono. Este sueño hizo que orientara sus investigaciones hacia una nueva dirección y le permitió descubrir la ESTRUCTURA EN ANILLO DE LA MOLÉCULA DEL BENCENO que contiene un anillo de átomos de carbono de seis miembros con enlaces simples y dobles alineados. “Aprender a soñar” aconsejaba irónicamente a sus auditores, en 1890, en un coloquio científico.
  5. Insulina. El médico investigador canadiense FREDERICK GRANT BANTING (1891 – 1941), se interesó muy pronto por la diabetes. Desde finales del siglo XIX los científicos se habían percatado de la relación entre el páncreas y la diabetes. Algunos trabajos indicaban que la enfermedad estaba causada por una carencia de una hormona segregada por los islotes de Langerhans del páncreas. Banting soñó con un experimento que en la realidad supuso el descubrimiento de la insulina.
  6. Leyes de la herencia genética. El monje agustino católico y naturalista GREGOR JOHANN MENDEL (1822 – 1884), tras muchos intentos infructuosos para sistematizar las leyes de la herencia genética, soñó con un campo de tréboles en flor de muchos colores, pero las flores estaban clasificadas en un orden determinado…”. Justamente en el orden exacto que ponía en evidencia las leyes de la herencia.
  7. Máquina de coser. El inventor estadounidense ELIAS HOWE (1819 – 1867), intentaba en vano construir una máquina de coser, pero no sabía dónde y cómo poner el hilo hasta que tuvo el siguiente sueño: se encontraba en medio de la selva rodeado de salvajes. Se estaban acercando a él en actitud amenazadora, alzando y bajando sus lanzas. Cada lanza tenía un agujero en su punta. Cuando se despertó, vio en su sueño la respuesta a su problema, debía colocar el ojo de la aguja abajo y no arriba. Esta idea hizo desaparecer la dificultad que le había detenido hasta entonces y que le estaba pareciendo insuperable. Así fue pionero en la creación de la máquina de coser, aunque no fuese su inventor (fue Walter Hunt).
  8. Tabla periódica de los elementos. El químico ruso DMITRI IVÁNOVICH MENDELEEV (1834 – 1907) inventó y desarrolló su tabla periódica de los elementos basándose únicamente en experimentos científicos. Pero durante mucho tiempo no podía determinar la ubicación definitiva de los elementos químicos en la tabla, hasta que en un sueño vio la estructura en filas y columnas. Al despertar pasó a papel dicha estructura en filas y columnas, y desde entonces sigue utilizándose en todo el mundo.
  9. Teoría de la Relatividad. ALBERT EINSTEIN (1879 – 1955) formuló su TEORÍA DE LA RELATIVIDAD tras soñar que viajaba por el espacio cabalgando ¡sobre un rayo!
  10. Transmisión neuromuscular. El fisiólogo alemán OTTO LOEWI (1873 – 1961) llevaba tiempo trabajando en intentar demostrar que la transmisión química, y no la eléctrica, era la responsable de la contracción de los músculos. Loewi estaba convencido de que estaba en lo cierto, que la transmisión neuromuscular era química y sin embargo, no conseguía demostrarlo. La noche del Sábado Santo de 1920, Loewi dormía en su casa y en medio de la noche se despertó sobresaltado: en su sueño había visto la respuesta, el experimento crucial que podría demostrar que tenía razón. Los pasos a seguir, los materiales necesarios, el diseño del experimento estaban claros en su pensamiento. Loewi se incorporó en la cama, cogió un trozo de papel y escribió lo que tenía que hacer, el esquema del ensayo que pondría en marcha a la mañana siguiente en el laboratorio, y que respondería de una vez por todas a esa pregunta y zanjaría el debate. Loewi, feliz, sonriente, se volvió a dormir. Cuando se despertó de nuevo, fue a buscar el papel que había dejado en la mesilla. Cuando revisó la hoja, vio con angustia que era incapaz de leer su letra, no entendía nada de aquella nota escrita en medio de la noche. Intentó descifrar aquellos garabatos sin éxito y pasó todo el día dando vueltas a qué podía ser, qué es lo que había soñado sin encontrar respuesta. Llegó exhausto a la noche y se fue a la cama. Para su sorpresa, a las tres de la mañana volvió a despertarse teniendo nuevamente en su mente el experimento buscado, igual de claro que en el sueño de la noche anterior. Esta vez no corrió riesgos, saltó de la cama, cogió su ropa, se vistió y salió corriendo para el laboratorio, en medio de la oscuridad. A las cinco de la mañana, menos de dos horas después, el experimento crucial sobre la transmisión química estaba terminado, uno de los grandes debates sobre el funcionamiento del cerebro estaba zanjado, la respuesta era contundente y Otto Loewi ganaría el premio Nobel, dieciséis años más tarde por esos resultados. Loewi recordaba en sus conferencias la importancia de ese sueño y comentaba que no había sido el único en tener grandes revelaciones en sueños. Anatole France decía que para conseguir grandes cosas, debemos soñar y actuar como Otto Loewi.

En el campo de las ARTES también existen multitud de obras inspiradas en los sueños de sus autores:

  1. El genial pintor y arquitecto italiano del Renacimiento RAFAEL (1483 – 1520), decía haber visto en sueños los rostros de sus famosas Madonnas.
  2. El compositor alemán y figura cumbre de la música del Barroco HAENDEL (1685 – 1759) compuso parte de su “Mesías” al escuchar esos compases en sueños.
  3. El músico italiano, violinista, compositor y estudioso de la música de su tiempo (barroco) GIUSEPPE TARTINI (1692 – 1770), decía haber oído al diablo ejecutando un solo de violín de un estilo original y una incomparable melodía. Al despertar, Tartini, recordó y transcribió aquella música singular dando forma a la obra que hoy se conoce como “La tocata del diablo”.
  4. El filósofo alemán ARTHUR SCHOPENHAUER (1788 – 1860) se inspiró en los sueños para formular algunas de sus tesis. Incluso, una vez, soñó que debía trasladarse de Berlín y así lo hizo con lo cual se libró de la peste de cólera que hizo estragos.
  5. La narradora, dramaturga, ensayista, filósofa y biógrafa británica MARY SHELLEY (1797 – 1851) tuvo un sueño extraordinario y muy impactante tras una tertulia con Lord Byron y otros amigos. Ese sueño fue el que hizo que escribiera “Frankenstein”.
  6. El compositor alemán WILHELM RICHARD WAGNER (1813 – 1883), concibió el inicio de su obra El Oro del Rhin (que describe el elemento acuático), tumbado en un banco a la orilla de un lago en la localidad italiana de La Spezia. Se hallaba semidormido y el murmullo del agua tomó en su mente la forma de un acorde de Mi bemol mayor que se repetía con distintas variaciones. Cuando despertó, supo que le había sido revelado el inicio de su obra y corrió a escribirlo.
  7. El novelista, poeta y ensayista escocés ROBERT LOUIS BALFOUR STEVENSON (1850 – 1894) escribió casi sin descansar “El extraño caso del Dr.Jekyll y Mr.Hide” porque tenía clarísimo el argumento gracias a un sueño.
  8. HERMANN VOLRATH HILPRECHT (1859 – 1925) fue un alemán – estadounidense asiriólogo y arqueólogo que pudo descifrar una inscripción de unas antiguas tablillas procedentes de una excavación arqueológica gracias a un sueño. Se le apareció la silueta de un sacerdote asirio que le contó toda la historia de los fragmentos y le enseño cómo tenía que unirlos para poder leerlos. La lectura posterior de las tablillas confirmó la historia del misterioso sacerdote.
  9. El compositor austrohúngaro FRANZ LEHAR (1870 – 1948), el autor de la “La viuda alegre” compuso, en sueños todo un vals (cuya partitura escribió al despertar) y que tituló “ORO Y PLATA”.