Mi hija acaba de comprar un piso en Valladolid por primera vez, y como suele ser habitual, tenían el dinero justito para que les diesen la hipoteca. Hicieron sus cuentas para que, si la tasación del piso era suficientemente alta (Bastaba con que fuese igual que en compra) pudieran acceder sin problemas a comprarlo.

Sin embargo, como nunca habían hecho una tasación, preguntaron en varias empresas de tasación de Valladolid sobre la posibilidad de que el valor fuese de los 95.000€ que pretendían comprar.

Comprar un piso en Valladolid y tasar: Cuidado con el tasador

El caso es que como por lo visto no vale cualquier tasadora sino que cada banco obliga a hacer la valoración del inmueble con la empresa que ellos tienen asignada, así que como el crédito lo habían pedido en su banco de siempre, les limitaron a 3 tasadoras que según ellos eran las “más fiables”.

El caso es que pidieron precios a las tres y todas rondaban los 300€, por lo que se decidieron por una cualquiera.

Contactaron con el tasador, que les preguntó sobre la finalidad de la valoración, que si era una tasación contradictoria, hipotecaria, para herencia… ¿Qué sabe una persona de la calle de eso? Le dijeron que era para pedir el préstamo y punto.

El caso es que también le dijeron que el piso era de unos señores mayores y que actualmente vive el hijo, el perito se limitó a asentir y fué a ver la vivienda… la sorpresa vino no por el importe de la tasación, que era de 98.500€, sino porque el banco no quería dar el crédito hipotecario porque el tasador de Madrid (Por lo visto hay un tasador de control) exigió incluir una anotación indicando que el piso estaba ocupado por alguien distinto a la propiedad. ¿Estamos tontos o qué? ¡Si es el hijo el que lleva la venta!

Después de contactar de nuevo con el perito de Valladolid para pedirle explicaciones, nos dijo que “tenía la obligación de reflejar la realidad del inmueble”, pero claro, no es lo mismo tener un okupa que no paga el alquiler del piso a que viva el hijo con el consentimiento de sus padres.

El caso es que parece ser que como ante la más mínima duda el banco “cierra el grifo” y aún estamos intentando hacer entender a unos y a otros que no hay ningún problema con la compra, porque ya llevamos 15 días con el temita y aún no tenemos solución.

Mira que he buscado en foros a ver si a alguien le había pasado algo similar en Pucela, Cádiz o Pernanbuco, pero nada… será que tenemos mala suerte.

Actualizado: 02/04/2016. Después de todo lo anterior, debo de reconocer mi error, el tasador tenía razón. La persona que había en la casa no era el hijo de los propietario y NOS SALVARON DE ENTREGAR UNA SEÑAL A UN ESTAFADOR. ¡MIL GRACIAS!