Vienen a mi memoria encantos inefables, poemas de amor y cosas imposibles de describir con palabras.
Lo que he conocido, lo que he visto, lo que he palpado en casa de mi PADRE y en todas y cada una esas moradas resplandecientes de esa GRAN CIUDAD LUZ famosa como la VÍA LÁCTEA, efectivamente solo puede ser parlado con el verbo de oro, en el orto muy puro de la Divina Lengua.

Érase una noche tachonada de estrellas, los rayos de la Luna proyectados, penetraban en mi estancia fingiendo chal de plata. El azul profundo del cielo parecía más bien un océano infinito donde titilaban los luceros.
Y de esta manera meditando penetré en el éxtasis y abandoné la manera espesa, no existe placer más grande que aquel de sentirse el ánima desprendida, entonces el pasado y el futuro se hermanan en un eterno ahora.
Y lleno de una exquisita voluptuosidad espiritual, inefable, indefinible, me llegué frente a las puertas del templo impulsado por la fuerza enigmática del deseo.
La puerta del SANTUARIO estaba sellada por una GRAN PIEDRA que impedía el paso a los profanos.
No te detengas corazón frente a las cosas del misterio. ¡Ábrete Sésamo! Fue mi exclamación y la PIEDRA se abrió a fin de que entrase.
Y cuando ciertos intrusos desearon hacer lo mismo, debí asir la espada flamígera y vocear con todas y cada una de las fuerzas de mi alma: ¡atrás los profanos y los profanadores!
Había penetrado en el GRAN TEMPLO de la VÍA LÁCTEA, el SANTUARIO CENTRAL de esta gigantesca Galaxia, la IGLESIA TRASCENDIDA.
En este reverenciado sitio reina el terror de amor y ley. Frente al ARA sagrada de ese templo horriblemente divino, solo pueden prosternarse los DIOSES siderales.
Dichoso avancé frente al sitio de las postraciones y adoraciones. Acá y allí por todos y cada uno de los lugares benditos del templo, iban y venían multitud de hombres humildes y fáciles, parecían más bien sumisos y obedientes campesinos.
Estos eran los BODHISATTVAS de los DIOSES; HOMBRES en el sentido completo de la palabra, criaturas que disfrutan del CONOCIMIENTO OBJETIVO; AUTO-CONSCIENTES en un ciento por ciento.
Fuera de toda duda pude patentizar hasta la saciedad que no existía ya en estas humanas criaturas, nada que pudiese llamarse YO, MI MISMO, SÍ MISMO, verdaderamente estos hombres están bien fallecidos.
No vi en ellos el deseo de destacar, subir, escalar al máximo de la escalera, hacerse sentir, etc.; a estas criaturas no les interesa existir, solo desean la muerte absoluta, perderse en el SER y eso es todo.
¡Qué feliz me sentía! Avanzando por el centro del templo hasta el ARA SACRA; marchaba efectivamente soberbio, enérgico, con paso triunfante. De repente uno de esos humildes “proletarios de pico y pala” se atraviesa en mi camino; por un instante deseé continuar adelante, altivo, insolente, desdeñoso.
Pero ¡Oh Santo dios!, un rayo INTUICIONAL me fulminó de muerte y recordé entonces vivamente que antaño, en un recóndito pasado, había cometido exactamente el mismo fallo en presencia de este pobre campesino, ese fallo pasado se hizo claro en mi psique y con pánico, terror y horror recordé el momento horrible en que fui lanzado del templo, las voces terroríficas que salieron del ARA SACRA entre relámpagos, rayos y truenos.
Todo ese pasado revivió en mi psique en milésimas de segundo, entonces arrepentido detuve mi altiva y orgullosa marcha y contrito, pesaroso y atribulado de corazón, me prosterné ante ese “aldeano” modesto y sumiso. Besé sus pies exclamando: “Tú eres un enorme Profesor, un enorme sabio”, mas aquella criatura en lugar de sentirse satisfecha por mis palabras, contestó: “YO nada sé, no soy nadie”. SI —repliqué— eres el BODHISATTVA de uno de los GRANDES DIOSES gobernante de múltiples constelaciones.
Fue grande mi dicha cuando aquel HOMBRE AUTENTICO nos bendijo. Sentí tal y como si hubiera sido perdonado y dichoso prosiga mi camino cara el ARA SACRA, entonces retorné al cuerpo físico.
Han pasado muchos años y nunca he podido olvidar aquel templo sellado con la piedra sagrada.
“He acá, pongo en Sión la primordial piedra del ángulo, elegida, preciosa”. “Y el que creyere en ella, no va a ser avergonzado”.
“La piedra que los edificadores desecharon, ha venido a ser la cabeza del ángulo”. “Piedra de tropiezo y roca de escándalo”.
Los viejos ALKIMISTAS medievales procuraron siempre y en todo momento la PIEDRA FILOSOFAL y ciertos efectuaron con pleno éxito la GRAN OBRA.
Hablando con plena franqueza es nuestro deber aseverar con énfasis que esa PIEDRA es el SEXO.
PEDRO, acólito de JESÚS el CRISTO, es el ALADINO, el intérprete fantástico, autorizado para levantar la PIEDRA que cierra el Santuario de los grandes Misterios.
El nombre original de Pedro es PATAR con sus 3 consonantes P.T.R, que son radicales.
Viene a recordarnos con entera claridad a los PADRES de los DIOSES, a nuestro PADRE que está en secreto, a los PHITARAS.
Esta es la TAU, la Cruz, el Hermafrodita Divino, el LINGAM negro embutido en el YONI.
Es esencial en el fuego, es el RA EGIPCIO. La R es RADICAL para el poderoso Mantram INRI (IGNIS NATURA RENOVATUR INTEGRAM).
En la PIEDRA se halla latente el FUEGO y los viejos hacían saltar la chispa de entre el seno viviente del duro pedernal.
Vienen a mi memoria las PIEDRAS del rayo, las Galactitas Órficas, la Ostrita Esculapiana, la PIEDRA con que MAHCAON curara, PHILOCTETES, el BETILO Mágico de todos y cada uno de los países; las PIEDRAS AULLADORAS, oscilantes, rúnicas y parlantes de los SERAFINES.
EL CÁLIZ de la psique Cristificada tiene por base la PIEDRA VIVA, el ARA SACRA.
EL MANTRAM ARIO prepara a los GNÓSTICOS para el advenimiento del FUEGO SAGRADO.

PRACTICA

Cántese todas y cada una de las mañanas este MANTRAM dividiéndolo en 3 sílabas: A… RI… O… alárguese el sonido de cada letra. Es recomendable diez minutos diarios con esta práctica.

Me gusta:

Me agrada Cargando…