En los 80 fueron las hamburgueserías, en los 90 los chinos y ahora seguimos con la comida oriental, pero ubicada en Japón.

Comida Japonesa: La moda del siglo XXI

Está claro que la cultura oriental es fascinante, tanto por su modo de vida y entender las cosas como por su propia gastronomía, lo que la convierte en imán para muchos comensales. Su comida es radicalmente distinta a la occidental y, si los ingredientes son de calidad, sus contrastes de sabor pueden ser sorprendentes.

Sin embargo, no todos los paladares se adaptan a este tipo de manjares, y es por eso que siempre se trata de adaptar la comida a los gustos del lugar. Lo que para los más puristas es “diluir” la esencia de la comida Japonesa, para otros es acercar esta gastronomía al gran público. Por eso, ya se encuentran varios restaurantes que fusionan la comida tradicional Japonesa con la mediterránea.

Lo que es indudable es el éxito de esta medida, ya que incluso se ha llegado a franquiciar este concepto de negocio (Podeis ver la página oficial de una de estas franquicias aquí). Las combinaciones de sabores son muy sugerentes y aún conservan muchos platos púramente Japoneses para contentar al paladar más purista y al tradicional.

Como siempre, este tipo de franquicias de restaurantes tienen sus detractores y defensores, pero está claro que popularizar este tipo de gastronomía en un pais bastante tradicional a la hora de comer (¿Quien no ha oído que como en España no se come en ningún lado?) ya de por sí es todo un éxito.

Así pues, creo que todo el mundo puede disfrutar en una de estas franquicias, ya que garantizan la calidad del producto que se sirve, aunque no son baratas precisamente. Nada mejor que probar y decidir por uno mismo.