EL CANTO DE DIOS
Se reunió un sabio Líder con sus acólitos como lo hacía todas y cada una de las mañanas. Dios era el tema de aquel día y la discusión estaba sumamente interesante, entonces, fatigado ya de paráfrasis filosóficas un acólito preguntó:
Profesor excelente, dinos puesto que, por qué razón crees que existe Dios
El Líder dirigió su mirada risueña al horizonte y oyendo el precioso canto del ruiseñor contestó:

Dios es como esa ave que se oculta tras el árbol: no podemos verla, mas sabemos que está allá pues oímos su canto.
“Dios mora tras todas y cada una de las cosas
y su canto lo entonan todas y cada una de las cosas,
mas es muy pronunciada la sordera
del hombre, que escucha más el
estrépito de los vehículos que
los latidos de su corazón.”
 
SOBRE REZOS Y REZADORES
La abuela: “¿Ya rezas tus oraciones cada noche?”
El nieto: “¡Como es natural!”
“¿Y por las mañanas?”
“No. A lo largo del día no tengo miedo”
Autor: Anthony de Mello
 
“SOY UNA FALSA MONEDA”
Había un viejo sufí que se ganaba la vida vendiendo todo tipo de gangas. Parecía tal y como si aquel hombre no tuviese comprensión, pues la gente le pagaba muy frecuentemente con monedas falsas que admitía sin queja, y otras veces aseveraban haberle pagado, cuando realmente no lo habían hecho, y admitía su palabra.
Cuando le llegó la hora de fallecer, levantó sus ojos al cielo y dijo: “¡Oh, Alá! He admitido de la gente muchas moneda falsas, mas ni una vez he juzgado a ninguna de esas personas en mi corazón, sino daba desde luego que no sabían lo que hacían. Yo asimismo soy una falsa moneda. No me juzgues, por favor.”
Y se oyó una voz que decía: “¿De qué manera es posible juzgar a alguien que no ha juzgado a el resto?”
Muchos pueden actuar cariñosamente. Mas es extraña la persona que piensa cariñosamente
Autor: Anthony de Mello

Me gusta:

Me agrada Cargando…