Como cualquier otro negocio a la hora de analizar la rentabilidad de una clínica veterinaria es fundamental tener en cuenta factores como la competencia, la previsión de gastos, la estrategia de comercialización y la especialización que queremos dar a nuestra clínica.

En resumidas cuentas de lo que se trata es de llevar una gestión lo más eficiente posible preparando un plan de negocio previa a la apertura de la clínica veterinaria. De este modo no podemos garantizar el éxito de la clínica, pero es posible maximizar las posibilidades de éxito que tengamos.

Algunos ejes de la rentabilidad veterinaria

Está claro que cualquier veterinario para ejercer como profesional debe tener el título que le otorga su carrera universitaria, sin embargo, conocimiento no significa que tenga la capacitación necesaria como para llevar la gestión de una clínica.

Rentabilidad clínica veterinaria

Por eso, algunos factores fundamentales son los siguientes:

1- análisis de la competencia: Debemos conocer qué precios se manejan en el mercado de nuestra zona para un servicio similar al que vayamos a ofertar, es decir, tenemos que saber en todo momento que hace la competencia, a cuánto lo cobra y como comunica. De este modo podremos establecer un punto de partida con el que elaborar nuestra estrategia de negocio.

2- análisis de nuestras propias capacidades: No todas las clínicas veterinarias se dedican a lo mismo, alguna especialistas en urgencias, otras tan sólo hacen consultas y aquellas tareas más sencillas, como vacunar o desparasitar… Debemos establecer si queremos ser una veterinaria generalista o especialista y para ello debemos ser plenamente conscientes de nuestras capacidades y limitaciones.

3- elaboración de un plan de negocio realista: Esto significa que debemos de tener una estimación lo más prudente posible sobre posibles ingresos y gastos que tengamos que soportar en nuestra veterinaria. Para ello, debemos un inventario de todo lo que necesitaremos para poder trabajar de forma regular. Por tanto, conocer el coste del personal, maquinaria, alquileres de instalaciones, suministros… Al hablar de una estimación prudente lo que significa es que no debemos de exagerar los posibles ingresos y los gastos debemos de computar los sin minorar ni un ápice su cuantía.

Conclusiones sobre cómo tener rentabilidad en una veterinaria

Está claro que, como cualquier negocio, montar una clínica veterinaria no es sencillo. Hay mucha competencia y por tanto siempre es riesgo de fracaso. Por eso es interesante ver como surgen iniciativas orientadas al coaching veterinario, cómo puede ser el proyecto Rentabilidad Veterinaria, en el qué se aborda el negocio veterinario desde todos los puntos de vista posibles: Plan de negocio, contabilidad, marketing… Analizan cada negocio pormenorizadamente y en función de las habilidades y situación de cada uno hacen un plan de choque para mejorar su rentabilidad. Sin duda, es una idea original y qué permite a muchos profesionales mejorar su rendimiento sin tener que recurrir a una franquicia o similar.